Erradicación e insurgencia

En un análisis reciente sobre la ‘narcobeligerancia’ de Vanda Felbab-Brown publicado por el Real Instituto Elcano, la investigadora llega a la conclusión de que independientemente de la intensidad de su convencimiento ideológico, grupos como las FARC y los talibanes sacan no sólo un provecho financiero del narcotráfico sino también un provecho político. Además, en contextos en donde hay presencia de grupos ideológicos armados, como en Colombia y Afganistán, la erradicación forzada de cultivos de coca y adormidera para opio contribuye a aumentar el capital político de dichos grupos. En consecuencia, la política de atacar los cultivos para quitarle su fuente de financiación a la insurgencia es solamente contraproducente.

Sigue leyendo

¡Qué dolor, qué dolor qué pena!

Campo de amapola en Afganistán - Foto Tom Kramer

Campo de amapola en Afganistán - Foto Tom Kramer

Según la Organización Mundial de la Salud OMS, una de cada cinco personas en el mundo sufre de dolor crónico. Innecesariamente, pues la oferta de opio – la materia prima de la morfina – que se produce en el mundo sería más que suficiente para cubrir la demanda mundial de fármacos opiáceos por razones médicas. No obstante, en la mayoría de los países los medicamentos que se necesitan para cubrir las necesidades por dolor son insuficientes.

Sigue leyendo

La frontera AfPak y el opio

Frontera Af/Pak

Frontera Af/Pak

El tema es ahora la frontera AfPak, como los estadounidenses, muy dados a las síntesis semánticas, han dado en sintetizar los asuntos relacionados con los dos países, Afganistán y Pakistán. El Gobierno de Obama comenzó con una nueva estrategia AfPak abriendo  una oficina para esa región, y Richard Holbrooke, el enviado especial así se refiere a su cartera  en un extenso reportaje en el New Yorker de hace algunas semanas. La guerra en Afganistán es ahora la AfPak War.

Sigue leyendo

Las políticas para el opio en el sudeste asiático

cultivos en hectáreas

cultivos en hectáreas

Además de Afganistán y de los Andes, la otra región del mundo relacionada con las drogas ilícitas sometida a una constante observación internacional es el sudeste asiático. Lo que sucede en materia de cultivos de uso ilícito, producción, tráfico y consumo en el llamado Triángulo de Oro (tradicionalmente, Birmania, Laos, Tailandia y Vietnam) es un referente internacional para medir los progresos o fracasos del actual régimen de fiscalización de drogas que se impone en esos países y en el mundo. En la última década los países de esa región han soportado estrategias antinarcóticos particularmente crueles destinadas a eliminar lo más rápidamente posible la producción, tráfico y consumo.

En 1998 los países de la región firmaron una declaración comprometiéndose a estar libres de drogas en 2020. Sigue leyendo