Coca, fumigaciones y daño ambiental

Foto de Jeremy Bigwood

Foto de Jeremy Bigwood

Desde hace algún tiempo se viene hablando en Colombia de la posibilidad de crear el delito de daño ambiental por cultivos ilícitos. Hacer del daño ambiental un delito es sin duda una idea saludable, pero no debería reducirse exclusivamente a los ‘cultivos ilícitos’ sino aplicarse a toda actividad agrícola masiva, así como a cualquier actividad económica que tenga una clara y directa repercusión negativa sobre la naturaleza.

Sigue leyendo

Anuncios

Erradicación e insurgencia

En un análisis reciente sobre la ‘narcobeligerancia’ de Vanda Felbab-Brown publicado por el Real Instituto Elcano, la investigadora llega a la conclusión de que independientemente de la intensidad de su convencimiento ideológico, grupos como las FARC y los talibanes sacan no sólo un provecho financiero del narcotráfico sino también un provecho político. Además, en contextos en donde hay presencia de grupos ideológicos armados, como en Colombia y Afganistán, la erradicación forzada de cultivos de coca y adormidera para opio contribuye a aumentar el capital político de dichos grupos. En consecuencia, la política de atacar los cultivos para quitarle su fuente de financiación a la insurgencia es solamente contraproducente.

Sigue leyendo

Lavado de dinero

Según el programa Global Financial Integrity, gran parte de los 42.000 millones de dólares estadounidenses que se calcula que salen cada año de México en forma de flujos ilícitos acaba depositado en bancos estadounidenses… Esta suma no incluye los fondos procedentes de los cárteles de drogas, aunque se cree que el sistema establecido facilita también la canalización de éstos. En este contexto, los 1.500 millones de dólares de ayuda estadounidense para luchar contra la violencia relacionada con las drogas en México (la llamada Iniciativa de Mérida) es irrisoria”.

Sigue leyendo

El bazar de las cifras

En su informe más reciente titulado “El bazar de las cifras“, Ricardo Vargas muestra cómo “en la guerra contra las drogas en Colombia, las cifras son otro frente de combate”.

Vargas observa que el escenario de las drogas en Colombia se caracteriza por el dominio de una confusión de cifras insuficientemente fundamentadas, y de diagnósticos especulativos que luego generan políticas que reflejan ese desorden.

La manipulación de datos y diagnósticos que se ha hecho en Colombia para consolidar el ‘éxito de la estrategia’ está haciendo carrera en países como México que miran hacia Colombia como el país del cual hay que aprender.

El bazar de las cifras” da un vistazo a lo que sucede con las cifras para la coca y la cocaína en Colombia con la idea de levantar algunos interrogantes acerca de lo que las autoridades presentan como el éxito del control de drogas en Colombia.