Colombia, la prohibición como retroceso

Acaba de aparecer el último número de la serie ‘Reforma legislativa en materia de drogas‘ que adelantan el programa Drogas y Democracia del TNI, y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos  WOLA. La serie se puede consultar en el website del TNI.

Sigue leyendo

Anuncios

Obama y la guerra a las drogas

obamaAunque no ha pasado ni una semana desde que el presidente Obama iniciara su administración, ya ha dado las primeras señales de que llevará a la práctica algunas de las medidas importantes prometidas durante su campaña, en particular el cierre de Guantánamo y la derogación de las trabas al aborto vigentes durante el gobierno de Bush. Ambos temas han generado una enorme reacción en Estados Unidos e internacionalmente.

Pero hay además otro tema sensible al que el nuevo presidente le ha dedicado atención en sus primeros días aunque éste haya tenido por el momento un poco menos de atención mediática. Es el tema de la ‘reducción del daño’ como política para las drogas relacionada con el consumo. Como lo explica Tom Blickman en un reciente blog que traduzco a continuación, todavía es muy pronto para saber cuál va ser la política a adoptar por la nueva administración estadounidense, ¿va a representar ésta verdaderamente un giro con respecto a la actitud de ‘tolerancia cero’ que han mantenido las pasadas administraciones? Aún no se da nada por cierto, pero conociendo las opiniones del candidato Obama en estas materias, habría razones para ser, por el momento, moderadamente optimistas.

Una actitud más pragmática y menos ideologizada para las drogas por parte de Estados Unidos se constituiría en un ejemplo para los otros países del mundo, especialmente para Colombia que lleva décadas amarrado a los principios de una absoluta intolerancia impuesta por los EEUU. Sigue leyendo

Una política de drogas para América Latina diseñada por los mismos latinoamericanos

Esto es lo que, palabras más palabras menos, se propone la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, que se reunió por primera vez en Río de Janeiro el pasado 30 de abril. Esta Comisión, en la que participan conocidas personalidades de la política, las artes y las letras latinoamericanas, ha puesto en marcha una serie de debates sobre políticas de drogas con base en las experiencias que se tienen tanto en la región como en otras partes del mundo.

Martin Jelsma, coordinador del programa Drogas y Democracia del TNI, hizo una presentación que sintetiza los últimos diez años de debate en Europa y Naciones Unidas, los éxitos logrados por los programas de ‘reducción de daños’ aplicados por muchos países europeos, proponiendo una serie de sugerencias sobre cambios realistas en las políticas.

La ‘guerra a las drogas’ impulsada por Estados Unidos, con su acento represivo y violento puesto esencialmente en los eslabones más débiles de la cadena de las drogas, los campesinos y los consumidores, ha fracasado. Ya era hora de que los países latinoamericanos -que en las últimas décadas han visto extenderse en sus territorios los cultivos de coca, así como el auge y penetración del narcotráfico en sus sociedades e instituciones- vieran la necesidad de tomar el problema en las propias manos y comenzaran a pensar en nuevas vías para resolverlo. Pensar en soluciones que tengan en cuenta los diferentes contextos nacionales y regionales, atendiendo a sus propias necesidades, trabajando de manera coordinada entre los diferentes países.

“Las propuestas elaboradas serán presentadas a la opinión pública de nuestros países y a la comunidad internacional. Es necesario que la voz de América Latina sea escuchada en el debate global sobre un problema trasnacional que nos afecta a todos”, dijo Fernando Henrique Cardoso, expresidente del Brasil y participante en la conferencia.

La droga en América Latina

La droga en América Latina I: perdiendo la batalla

La droga en América Latina II: optimizar las políticas y reducir los daños

 

Para un buen seguimiento de las políticas de drogas en América Latina -y en Colombia en particular- recomiendo muy especialmente estas dos publicaciones de marzo de 2008 del International Crisis Group 

 

Los informes muestran cómo a pesar de la inmensa inversión para contrarrestar la expansión de la coca y el narcotráfico, éstos alcanzaron en 2007 cifras sin precedentes, poniendo cada vez más en riesgo la democracia y estabilidad de la región. Las organizaciones transnacionales del narcotráfico se han adaptado rápidamente a las nuevas tendencias para atender uno de los mercados más lucrativos del mundo. En Colombia, el narcotráfico mantiene una relación simbiótica con los grupos armados ilegales, la insurgencia y los nuevos grupos paramilitares.

El ICG recomienda una revaluación exhaustiva de las políticas de drogas y un nuevo consenso sobre el equilibrio entre los enfoques que enfatizan la aplicación coercitiva de la ley y los enfoques que hacen hincapié en el desarrollo alternativo y la reducción de daños.