Desarrollo alternativo y cultivos ilícitos

Comentario a las recientes declaraciones del embajador de Colombia en el Reino Unido sobre el tema.

Los principales programas del llamado ‘desarrollo alternativo’ que se aplican en Colombia no contribuyen al desarrollo ni representan verdaderamente una alternativa. De ahí su fracaso. Un fracaso que se puede medir en términos del regreso del campesino al cultivo de la coca porque nunca se materializara el desarrollo prometido con la erradicación.

Este tema del desarrollo alternativo fue uno de los varios a los que se refirió el embajador de Colombia en el Reino Unido, Mauricio Rodríguez-Múnera, el pasado martes 10 de noviembre durante una audiencia en la Cámara de los Comunes de ese país. Durante la sesión, el embajador respondió las preguntas de los parlamentarios británicos interesados particularmente en el tráfico internacional de la cocaína.

El embajador se refirió de manera optimista a la disminución de la producción de cocaína, a la disminución de los cultivos de coca, al aumento de las incautaciones; a los efectos nefastos de la producción de coca en el ambiente particularmente a causa de la deforestación; al número de personas involucradas en el negocio de las drogas, al problema de las ‘mulas’, y al desarrollo alternativo que es lo que nos interesa destacar en esta entrada.

A la pregunta de un parlamentario sobre por qué los campesinos cultivan coca, el embajador muy acertadamente mencionó la pobreza y el abandono como causas subyacentes de la proliferación de los cultivos. [hago la precisión de que ni la pregunta ni la repuesta son literales, cito solamente las ideas expresadas]. No obstante esta afirmación, el señor embajador continuó su intervención elogiando los buenos resultados de los programas de desarrollo alternativo del Gobierno colombiano, muchos de los cuales se realizan con el apoyo de la cooperación internacional.

Pero –y esto es lo que han debido preguntarle al embajador los parlamentarios británicos y no lo hicieron- si el desarrollo alternativo está funcionando entonces ¿por qué siguen los campesinos cultivando la coca? Como también hubiera sido útil que preguntaran, si el problema se origina en la pobreza, ¿por qué no se ha logrado en todas estas décadas que se llevan combatiendo la producción ilícita erradicar o al menos reducir la pobreza del campo colombiano? ¿Por qué ha sucedido todo lo contrario, los campesinos son hoy más pobres que antes, y millones de ellos viven desplazados?

El llamado ‘desarrollo alternativo’ que se aplica en Colombia no es eficaz y si los parlamentarios británicos hubieran estado mejor informados sobre la realidad del campo colombiano, habrían podido poner al embajador en gran aprieto para que explicara por qué si los programas del Gobierno colombiano -como Familias Guardabosques y ‘proyectos productivos’- son tan exitosos como dice sigue produciéndose coca en el agro colombiano. Existen, por supuesto, algunos programas exitosos, pero son minoritarios y por lo general casos aislados. La realidad es que la política de ‘desarrollo´ asociada a la política de seguridad que aplica el Gobierno colombiano y que se expresa también en ese tipo de programas, no ha dado los frutos esperados.

La Unión Europea y varios de sus países miembro canalizan fondos hacia Colombia para programas de desarrollo alternativo. Si quieren que esos esfuerzos se traduzcan en una efectiva reducción del tráfico de cocaína hacia Europa convendría que revisaran el impacto de estos programas en la contención del problema de los cultivos.
Amira Armenta

Una respuesta

  1. Estimada Amira:
    Concuerdo contigo plenamente. Bajo mi humilde criterio el Desarrollo Alternativo no muestra mayores efectos positivos porque es imposible implementarlo bajo condiciones de inseguridad para sus actores (Caso Colombiano). No se puede lograr un desarrollo sostenido si no existe control político-militar en el área de aplicación de los proyectos. Un ejemplo es lo que ha ocurrido en el Ecuador los últimos años. Acá aún existe control politico militar de nuestra Frontera Norte lo cual da garantias a los beneficiarios de los proyectos a los cuales muchas veces se suman desplazados colombianos, e inclusive familiares de miembros de las fuerzas irregulares colombianas.
    La mejor estrategia para impactar positivamente la producción de drogas ilícitas es negar a los actores ilegales recursos vitales para su vil negocio como son: territorio apto para el cultivo, mano de obra pobre y disponible y acceso de promotores y financistas. Los desplazados colombianos de Colombia hacia Ecuador así como los refugiados (se calcula al momento más de 50.000), constituyen mano de obra negada al negocio ilícito. Sumados a los mismos, nuestra propia poblacion de la frontera, constituyen una base ideal para aplicar las estrategias de Desarrollo Alternativo. Invertir los recursos de la Cooperación Internacional y local, en esta zonas de nuestra frontera Ecuatoriana, para nuestros habitantes y para los dezplazados y refugiados Colombianos, mostraría a la cooperación internacioanal que el desarrollo alternativo si funciona y crearia un espejo para conquistar, cada vez más, voluntarios que prefieran esta opción que continuar buscando opciones ilícitas de satisfacer sus necesidades básicas.
    Eduardo Acosta (Ecuador)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: