El Gobierno boliviano se lanza al rescate de la hoja de coca

La plana mayor del Gobierno boliviano se ha lanzado abiertamente a liderar un proyecto tendiente a buscar la desclasificación de la hoja de coca de las listas de la Convención Única de 1961 de la ONU que califica esta planta como un estupefaciente. Este procedimiento se inicia en el marco de la Sesión 52 de la Comisión de Estupefacientes que tiene lugar esta semana en Viena, en la que estará presente una delegación de alto nivel del gobierno boliviano que contará incluso con la presencia del Presidente Evo Morales.

El pasado 4 de marzo, la coalición europea para unas políticas de drogas justas y efectivas (ENCOD) organizó un debate en el Parlamento Europeo con el objetivo de que algunos representantes del gobierno boliviano pudieran exponer las principales inquietudes de Bolivia a este respecto ante la perspectiva de la próxima reunión de la ONU. En el siguiente video, el embajador de Bolivia en Bélgica, Cristian Inchauste, explica brevemente el objetivo de esta campaña que en líneas generales se propone lograr que las Naciones Unidas dejen de considerar la coca como una sustancia ilícita. Explica también lo que hay que hacer para avanzar en este proceso.

Otro representante del Gobierno boliviano en el debate en el Parlamento fue el embajador en los Países Bajos, Roberto Calzadilla. En su presentación, el señor Calzadilla se refiere a las virtudes de la hoja de coca y a la importancia de la desclasificación:

La prohibición de la hoja de coca es una injusticia que debe ser reparada, y esta nueva sesión de la Comisión de Estupefacientes en Viena es una oportunidad para comenzar un proceso tendiente a reparar este error. Como lo expone Félix Barra, de la federación de campesinos de los Yungas de Bolivia, la coca no es cocaína. La despenalización de la hoja abriría las puertas a la comercialización de los diversos productos –bebidas, alimentos, cosméticos- que se elaboran a partir de la hoja de coca. Barra se refiere también a la ayuda europea, y a la necesidad de que no se parta de un condicionamiento en erradicación para suministrar fondos destinados a cultivos y programas sustitutos.

Una campaña como ésta tendría más resonancia si contara con el apoyo efectivo de otros países, principalmente de los otros países del área andina, particularmente Colombia y Perú, que padecen ellos mismos las consecuencias de la satanización de la hoja de coca. La legitimación de la hoja y de sus derivados como el té de coca y otros, contribuiría en alguna medida a frenar el narcotráfico, le devolvería a las comunidades indígenas de los Andes su soberanía sobre la planta, además de que sería una respuesta económica para numerosas comunidades campesinas que hoy sobreviven en medio de la miseria y la estigmatización.

Amira Armenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: