¿Año nuevo, vida nueva? En los asuntos de drogas el año nuevo no ha venido acompañado de la más mínima ilusión de cambio

Nunca los deseos de cambio son tan simbólicos como los que expresamos cada vez que comienza un nuevo año. Este es el momento en el que la gente se desea entre sí mucha felicidad, éxitos, bienestar, etc, en breve, que todo lo malo del año anterior se transforme como por arte de magia en bueno. Se desean estas cosas no porque realmente la gente crea que todo eso se va a producir realmente, sino por el solo hecho de que nos gustaría que así fuera. Para año nuevo la gente sustenta sus buenos deseos en la mera ilusión.

En el ámbito internacional, aunque 2009 no ha pintado nada bien desde sus inicios – Israel bombardea a la población civil en Gaza; la crisis económica se agudiza – bien entrado el mes, el mundo sigue manteniendo viva su ilusión de año nuevo representada en la próxima inauguración de Barack Obama como próximo presidente de los Estados Unidos. Por estos días, y antes de que se apaguen las últimas luces de la fiesta de inauguración de Obama en Washington, el mundo quiere creer que habrá un cambio en el buen sentido, y que después del 20 de enero comenzará un mundo mejor. Así pues, este año la ilusión de año nuevo, en el mundo en general se ha prolongado más que de costumbre.

Pero en lo concerniente a los temas de las políticas de drogas, los cultivos de uso ilícitos, el conflicto, y el narcotráfico, los asuntos centrales de esta página, no hay ni año nuevo ni ilusión de cambio. Prueba de eso son los siguientes tres datos que destaco a continuación, extraídos de los medios en los últimos días:

El primero es que en la región del Bajo Cauca en Antioquia se reanudaron las erradicaciones de coca, y por esta razón se teme que se presenten nuevas marchas de protesta. Este dato proviene de una nota de enero de 2009, pero pudo haber sucedido en cualquier momento en 2008, o en 2007, o en años anteriores. Es decir, que lo más seguro es que en 2009 se siga erradicando, e incluso se erradique más que en 2008; que los campesinos sigan replantando la coca porque la erradicación no habrá estado acompañada de auténticas alternativas de sustento; que las comunidades se levanten en protesta y se presenten enfrentamientos con la fuerza pública, la cual dirá que las guerrillas están involucradas en las comunidades; que disminuya la coca en ciertas zonas y que aumente en otras mientras se deterioran las condiciones de vida y de seguridad en las zonas de cultivos y en las regiones por donde se mueve el narcotráfico. Es decir, que en 2009 todo siga igual porque los que tienen en sus manos el poder de decisión para proponer cambios prefieren seguir afirmando que la actual estrategia de la erradicación forzada, manual o por fumigaciones, sí está funcionando. En materia de cultivos el año no ha amanecido precisamente con esperanzas de cambio.

El segundo dato tiene que ver con la continuación del Plan Colombia. El gobierno colombiano ha anunciado que mandará en febrero una misión a EEUU para defender el Plan Colombia ante el Congreso estadounidense. Se trata de una misión diplomática de alto nivel que hará lobby con la mayoría demócrata en el Congreso para garantizar la continuidad del Plan, y examinará los recortes financieros, especialmente los recortes relacionados con seguridad. Al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, le preocupan especialmente estos últimos recortes.

De modo que otra vez irá a Washington el ministro de Defensa colombiano a pedir plata para el paquete militar del Plan Colombia. Esto a pesar de lo incomprensible del sentido de esta misión cuando se sabe que incluso la administración de Bush había recortando los últimos años el presupuesto militar del Plan Colombia. Cuando se sabe que el ejército colombiano cuenta con un enorme presupuesto propio, y que el Plan Colombia es, en palabras del mismo ministro Santos, apenas un 5% de lo que invierte el gobierno colombiano en lo militar. (véase el gráfico) Supongamos que el lobby colombiano de alto nivel lograra convencer al Congreso estadounidense de aumentar los fondos militares, ¿qué representarían unos cuantos millones más de dólares para un ejército bien financiado como el colombiano, restándoselos, quizás, a un programa destinado a mejorar las condiciones de vida de la población?

Plan Colombia and Beyond

Presupuesto de Defensa - Fuente: Plan Colombia and Beyond

Al ministro Santos le convendría además leer el informe de la GAO (reseñado en una entrada anterior en esta página) sobre las cifras y resultados del Plan Colombia antes de emprender el costoso viaje de alto nivel. No son más armas, son más y mejores servicios los que necesita la población de las áreas abandonadas por el Estado. Después de ocho largos años, el Plan Colombia parece haberse convertido en un hábito del que el gobierno de Uribe no sabe cómo deshacerse.

El tercer dato tiene que ver con el mundo del narcotráfico. Leonidas Vargas, un narcotraficante casi desconocido a pesar de su largo pasado relacionado con los grandes carteles colombianos, fue asesinado en su cama de un hospital de Madrid. Se especula que su asesinato hace parte de un arreglo de cuentas entre organizaciones narcotraficantes. Si el asesinato se hubiera producido en un hospital de Florencia (Caquetá), la región que, según se dice, controló en algún tiempo este narcotraficante, o incluso en Cali, o en Medellín, la noticia no habría tenido tanta trascendencia. Es el hecho de haberse producido el crimen en un hospital de la capital española, y la manera espectacular como sucedió lo que le ha añadido una nota novedosa al asunto, y lo ha hecho digno de aparecer en las primeras planas de la prensa europea. España es hoy el principal país de Europa consumidor de cocaína, y uno de los principales puertos de entrada de esa droga con destino al consumo nacional y al resto de Europa. No es de extrañar que España se esté convirtiendo en un importante escenario de acción del narcotráfico internacional, en donde escenas sangrientas como la del hospital madrileño probablemente se repitan.

En materia de cultivos, políticas de drogas, y narcotráfico el nuevo año comienza sin ilusiones ni diferencias. Nos espera más de lo mismo, con la profundización de las consecuencias que esto supone.

Amira Armenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: