La coca también se come y se bebe…

mate de cocaEn el mundo hay todavía mucha gente que piensa que la coca y la cocaína son la misma cosa. Hace unos días, en una reunión social a la que me invitaron unos amigos latinoamericanos, a los dueños de casa se les ocurrió ofrecer después de la comida un té de coca. Coca Imperial, decía la caja, que los amigos acababan de traer del Perú. Con la sorpresa de que a casi todos los invitados –y no sólo a los europeos sino a otros latinoamericanos- aquello les sonó en primera instancia escandaloso. ¡Té de cocaína! Exclamó una de las señoras, casi sin atreverse a agarrar la papeleta con la bolsita de coca no fuera a ser que se le narcotizaran los dedos.

Pues bien, esa es la realidad. Además de la ignorancia sobre la coca, esta planta debe soportar el estigma de su derivado más conocido, la cocaína, y toda clase de malentendidos. Por eso da gusto enterarse de que la gente más conocedora de los temas sobre la coca, las comunidades indígenas de los países andinos, están dedicadas a dar a conocer y promocionar en lo posible la verdad sobre esta planta que hace parte de sus culturas desde hace siglos.

 Quiero destacar aquí en particular el Festival gastronómico de la hoja de coca en el departamento del Cauca (Colombia), cuyos organizadores – El Cabildo Indígena de Cerro Tijeras –  dicen en el epígrafe a su invitación, “ …  Nasa Esh no debe ser fumigada, son los miedos, las culpas y la avaricia del hombre moderno lo que necesita ser erradicado”. Con lo cual quieren manifestar su rechazo a la erradicación forzada de coca, y al mismo tiempo “mostrarle al mundo otra cara de este cultivo ancestral; queremos socializar las infinitas posibilidades que Nasa Esh ofrece a las comunidades como alternativa gastronómica, económica y de soberanía alimentaria”.

El Festival se desarrollará entre el 19 y el 21 de junio en el territorio indígena de Cerro Tijeras, al norte del departamento del Cauca, y puede asistir todo el que quiera. De momento, es de esperar que el evento reciba bastante atención de la prensa y la opinión pública para que se difunda lo más ampliamente posible la información de que la coca no es cocaína y de que la coca tiene múltiples usos para el consumo de los cuales pueden sacarse enormes beneficios económicos. Beneficios que tanto necesitan las comunidades campesinas e indígenas. Y para que la gente no se asuste la próxima vez que alguien le ofrezca un té, o una torta, o un vino de coca porque será como tomar una taza de earl grey o beberse un vaso de sidra.

Amira Armenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: