Las conclusiones del zar

John Walters, el zar de las drogas en EEUU, anunció hace unos días que durante 2007, el tráfico de cocaína había crecido en un 40 por ciento en el hemisferio occidental. ¡40 POR CIENTO! ¿No es eso mucho para alguien que insiste en decir que está ganando la guerra a las drogas?

Para el zar Walters, la respuesta a esto depende de cómo se vea la situación. En 2007, por ejemplo, fueron detectadas más embarcaciones de transporte de drogas que en el año anterior. Esto no puede ser sino una señal de que la interdicción de drogas está funcionando mejor. Además, también la cantidad de cocaína decomisada en 2007 fue mayor que en 2006. Mientras más grande el decomiso más grande la victoria, podría decir el zar. Y más aún, los esfuerzos antinarcóticos hechos por países como México y Colombia, que siguen al pie de la letra las recomendaciones del zar, fueron en 2007 más efectivos que nunca. Lo que prueba la eficacia de las recomendaciones estadounidenses.

El hecho de que, no obstante todos estos puntos positivos, el tráfico de droga resulte aumentando lleva al zar a hacer algunas explicaciones adicionales. Según él, habría dos cosas que estarían obstaculizando el éxito de la guerra a las drogas: la primera es que los narcos son muy inteligentes, no bien la policía les descubre los métodos de trabajo y las rutas, que ya ellos se han inventado nuevos métodos y han abierto nuevas rutas; y la segunda es Venezuela.

¡Ah, de no ser por Venezuela, dónde no estaríamos! Parece sugerir el zar. La inteligencia de los narcos parece preocuparle menos. Para eso, en la Casa Blanca, el Pentágono y el Departamento de Estado también hay gente inteligente. Pero lo de Venezuela, eso sí que es preocupante. La verdadera culpa de que el tráfico de cocaína haya aumentado tanto en 2007, sería la gran conclusión final del zar, la tiene Venezuela. O mejor, el poco confiable gobierno de Hugo Chávez. Con un Uribe o un  Calderón en Venezuela, esto no habría pasado. 

Lo cierto es que, en materia de narcotráfico, los hechos revelan que en la Venezuela de Hugo Chávez las cosas no son ni peores ni mejores que en el resto de los países de la región.

Para tener una idea sobre transportes clandestinos de droga desde Colombia y desde Venezuela, vean estas dos imágenes sacadas del blog Plan Colombia and Beyond. La primera muestra los vuelos sospechosos de Venezuela a la República Dominicana y a Guatemala. Muchos de estos vuelos parten de zonas cercanas a la frontera con Colombia. Sin duda, pues, hay un tráfico aéreo fuerte desde suelo venezolano. 

 

 

La segunda imagen resalta la actividad marítima ilegal desde Colombia. El transporte marítimo -en lanchas rápidas, y en los cada vez más frecuentes submarinos– se lleva una proporción más grande del total de droga transportada.

 

 

Comparando estas dos imágenes, uno no puede evitar preguntarse, qué conduce al zar Walters a pensar que Colombia lo está haciendo mucho mejor que Venezuela. Aunque Colombia sí aplica los programas de interdicción que propone Washington, colabora con la DEA, bombardea narco-terroristas, la droga se sigue moviendo y sigue aumentando su tráfico. La única diferencia que queda es que Uribe es amigo y Chávez no.

 

El hecho de que Venezuela se niegue a cooperar con EEUU no quiere decir que no esté haciendo nada para combatir el narcotráfico. Venezuela acaba de firmar un acuerdo de cooperación con la Unión Europea, y ha comenzado este año un programa de interdiccióa aérea para frenar el contrabando de drogas. Lo que pasa es que, al igual a como ha sucedido en Colombia, México, y en todos los países del mundo en donde se produce o transita la droga, las organizaciones del narcotráfico han penetrado profundamente espacios de la sociedad e importantes instancias de la administración y el Estado, al punto de que el combate al narco se ha hecho cada vez más difícil. Los niveles de corrupción por narcotráfico en Venezuela no son peores que los de Colombia o México. Como mucho se podría decir que están aumentando, y que sin duda el gobierno venezolano tiene que tomar medidas al respecto. Las están tomando.

 Utilizar la ‘guerra a las drogas’ para desprestigiar aún más el gobierno de Chávez es una torpeza de parte de EEUU si de verdad quiere ver reducirse el tráfico cocaína por los cielos y mares del hemisferio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: