Un Plan Fronteras para erradicar cultivos ilícitos y a las FARC

Frontera Colombia-EcuadorNo es una novedad que el gobierno de Ecuador haya presentado una demanda a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia por las fumigaciones en la frontera. Este es un tema viejo entre los dos países que viene siendo causa de fricción desde que se realizaron las primeras fumigaciones en la zona. Lo destacable es que lo haya hecho precisamente ahora en medio de la actual crisis diplomática a raíz del bombardeo en la frontera, cuando las relaciones entre los dos países no pasan por su mejor momento.

Por un lado, el gobierno ecuatoriano tiene todo el derecho de proseguir con un proceso que viene anunciando desde hace casi tres años, motivado por la fuerte oleada de protestas contra las fumigaciones de parte de diferentes organizaciones de la sociedad civil ecuatoriana y los pobladores de las zonas afectadas. Pero por otro, en medio de la actual crisis, da la impresión de que un asunto tan importante como el impacto de las fumigaciones pasa a ser utilizado por el gobierno de Correa con el fin de obtener alguna ganancia política.

Todas las actividades problemáticas que se desarrollan en la zona de la frontera colombo-ecuatoriana – cultivos ilícitos, erradicación aérea con químicos para detener los cultivos, producción de droga, narcotráfico, violencia debido a la presencia de grupos armados, y desplazamiento de población- están de una u otra manera relacionadas entre sí. Por eso sería ingenuo pensar que el cuestionamiento a las fumigaciones es un puro tema de salud y medio ambiente y está más allá de intereses políticos. El rechazo a las fumigaciones es de hecho un rechazo a una determinada estrategia antidrogas que no se comparte porque, de acuerdo a la larga experiencia que ya se tiene de ella, se ha revelado como un fracaso. Un fracaso, además que genera más daño que el problema que pretende solucionar.

Pero hay límites a la utilización política de temas delicados como el de las fumigaciones. Por la simple razón de que hay seres humanos que las padecen en carne propia y esperan una respuesta concreta a sus quejas y una defensa honesta de sus reclamos.

A pesar de que se han hecho diversos estudios sobre los efectos del glifosato, varios de los cuales han destacado los efectos negativos de su aspersión, oficialmente el gobierno colombiano todavía parte del punto de vista sostenido por el Departamento de Estado de EEUU según el cual, este químico es completamente inocuo. Si el gobierno de Uribe ha reducido en alguna medida las aspersiones, dándole más relevancia a la erradicación manual, no es porque haya cambiado de opinión sobre este punto, sino porque comienza a dar algunas señales de aceptar que la fumigación no ha servido para acabar con la coca. De hecho la zona de la frontera no ha vuelto a ser fumigada desde hace casi un año.

En estos momentos en que se espera que los gobiernos de Colombia, Venezuela y Ecuador sean capaces de encontrar una solución adecuada para todos en el tema del desbordamiento de las FARC, sería más útil quizás pensar en una cooperación de seguridad en las fronteras, a cambio de lo cual Colombia se comprometería en no volver a fumigar y en reparar con compensaciones los daños causados en previas fumigaciones.

Además de haber sido víctima de las fumigaciones, en general a la población de las fronteras le afecta la presencia de los grupos armados colombianos en sus regiones. Estos grupos son un foco de desestabilización que impacta la vida de comunidades pobres. ¿Qué ha pasado con el Plan Ecuador? Ese excelente proyecto del presidente Correa, una idea antagónica al Plan Colombia, planteada para llevar el desarrollo a una región tan necesitada como la fronteriza.

Ecuador tiene todo el derecho de demandar a Colombia en una corte internacional por las fumigaciones. Pero, dadas la sensibles circuntancias por las que están pasando las relaciones entre los dos países, me pregunto si no sería mejor que los dos gobiernos se sentaran a conversar y a proponer un Plan Fronteras, en el que se previera una erradicación manual concertada y paulatina de los cultivos ilícitos, acompañada de planes de desarrollo aceptables para la población. Y una auténtica presencia institucional. Algo así bastaría también para erradicar los campos de las FARC de esas zonas.

About these ads

Una respuesta

  1. El análisis al problema es sencillo comentarlo hoy.
    1º Unir pueblos latinos para derrotar la corrupción y la politiquería el problema sigue latente si tenemos líderes que se roben la economía local regional y nacional institucionalmente.
    2º Acabar la guerrilla es un tema tan sencillo que desde abajo se lo puede observar que la mejor manera de lograrlo es derrotando la pobreza mental y económica.
    3º La COCA en el Putumayo se propagó desde los años 60 cuando llegó la TEXAS PETROLEUM COMPANY siendo la idea primaria de que empecemos por el orden en que nos empoderen los recursos naturales renovables el AGUA prioritariamente, y de los No Renovables el GAS que se esta quemando desde los años 60, lo ilegal es riesgoso y la ley en Colombia no es dura para que nos disciplinemos, porque quienes se dieron a la tarea de meterse en el campo de la delincuencia termina en la cárcel o muerto tarde o temprano y muchas veces pagamos los platos rotos, quienes nunca hemos aceptado enredarnos con el NARCOTRAFICO.
    4º Nosotros hemos presentado una propuesta que nos entreguen a las comunidades campesinas que siempre hemos liderado y defendido los RECURSOS NATURALES RENOVABLES pero efectivamente que nos las legalicen para construir HIDROELECTRICAS y que por favor que los politiqueros como el Alcalde de MOCOA Mario Luis Narváez Gómez que nos deje trabajar nuestra línea comunitaria que impulsamos este proceso desde los años sesenta, tenemos las tierras y ya nos las quiere quitar para repartirlas a quienes le votaron a cambio de que se las legalicen a todos los invasores de las 98.8 Hs ubicadas en la vereda Alto Afán Municipio de Mocoa. No es justo que esa maquinaria que desprende de ISAGEN esté empeñada en llegar al Putumayo a explotar el AGUA y les aseguramos que no podrán, no les permitiremos.
    Por esa razón voy para octubre de 2011 como candidato a ALCALDE PARA MOE (porque le queremos simplificar el nombre de Mocoa por injusto y satírico). Estamos en esa tarea para lograr erradicar el subdesarrollo con la gran mentira de que Mocoa ha cumplido 447 años de fundado a los pocos días de llegar a Bogota volaron al Putumayo y hasta en esas mentiras el Alcalde Mario se deja engañar y quemó millones de pesos para conmemorar el engaño el atraso y el subdesarrollo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: